I.  ELEMENTOS GENERALES

1.1 Identidad

El Centro Escolar Juana de Asbaje (CEJA), se define como Institución de Inspiración Cristiana y asume como propios el Carisma y Espiritualidad de la Congregación de las Hermanas de los Pobres Siervas del Sagrado Corazón por ser esta congregación quien le dio origen; dicho Carisma y Espiritualidad se encuentran integrados en el Ideario y en el Modelo Educativo del CEJA

A lo largo de su historia CEJA ha forjando una identidad propia, misma que le ha permitido consolidar una manera de educar y formar, de plantarse ante la realidad e incidir en la transformación cualitativa de ésta. En su propuesta de formación es posible identificar dos fuentes que le dan vida, fuerza y dinamismo; una es la calidad educativa, distintivo que la ha caracterizado a lo largo de su historia, ganando así el prestigio y reconocimiento social de ser considerada como una Institución con seriedad en la educación que ofrece en los distintos niveles[1], con calidad humana y ambiente de libertad; otra fuente que orienta, y da sentido a la labor educativa es la Inspiración Cristiana, desde esta inspiración se dinamiza toda la vida de la Institución, buscando que sea una opción y una actitud de vida en los miembros que conforman la comunidad.

Esta identidad se constituye en la brújula que orienta la utopía y el sueño de apostar a la formación de hombres y mujeres caracterizados por vivir la rectitud, el amor, el servicio y la libertad; hombres y mujeres que en discernimiento descubren y asumen el proyecto de Dios; hombres y mujeres que desde su ser y su quehacer están a favor de los más necesitados para construir juntos una sociedad nueva, donde crezca y florezca la civilización del Amor[2].

1.2 Nuestro caminar pastoral

Apostar con esperanza, al sueño y a la utopía de que la Inspiración Cristiana sea el motor que dinamice e impulse el quehacer educativo y la vida misma de la Institución no es sencillo y los caminos no siempre son claros; sin embargo, como el pueblo de Israel que en su historia fue capaz de descubrir y contemplar la acción de Dios, es necesario rescatar la historia pastoral y el acontecer de Dios en la historia del CEJA y descubrir en esta historia el paso de Dios en la vida de la comunidad y de sus miembros.

El CEJA nace como respuesta a la necesidad de nuestro pueblo, un pueble que necesita ser educado y evangelizado; así el CEJA nace con la claridad de que su misión es formar desde la ciencia y desde la fe, de tal manera que los procesos educativos lleven a los alumnos a Dios por la Ciencia; por tanto, el CEJA sabe que su misión no se limita a la trasmisión de conocimientos, sino que trasciende y busca formar hombres y mujeres según los valores evangélicos desde la espiritualidad Cazariana.

Haciendo memora del caminar en el trabajo pastoral, se puede decir con seguridad que ha sido un aspecto favorecido; en cada época se han buscado medios y estrategias que respondan a la realidad, se han puesto los medios necesarios para hacer posible la formación que se pretende; sin embargo es importante reconocer con humildad que no siempre se ha acertado en las formas y no siempre se ha tenido una visión clara de cómo lograr lo que se pretende; pero es claro que desde sus orígenes el CEJA ha establecido espacios y experiencias que permiten a los alumnos y demás miembros de la comunidad educativa el crecimiento y educación de la fe que los lleve a un compromiso con la comunidad.

En este proceso de búsqueda y tratando de dar respuesta a las necesidades de cada época, en el verano de 1999 se crea el Departamento de Pastoral del CEJA, con la finalidad de organizar las actividades pastorales, darle unidad a la acción pastoral e impulsar nuevos proyectos que favorecieran la vivencia de la fe mediante experiencias personales y comunitarias.

Durante el primer año de la creación del departamento, las actividades pastorales siguieron su curso normal y desde éste se buscó conocer la realidad y las necesidades institucionales, así mismo se inició la elaboración del proyecto general de pastoral el cual se centró en el diseño de la propuesta temática para los espacios de formación de los alumnos de Secundaria y Preparatoria, y en integrar todas las actividades pastorales que se organizaban desde distintas instancias institucionales.

Para el ciclo escolar 2000-2001 se revisa el proyecto de pastoral mismo que se complementa e enriquece, en este ciclo escolar el avance significativo fue iniciar el diseño de programas para los alumnos de las licenciaturas con un proceso y una lógica propio del nivel. En este mismo ciclo el departamento de pastoral se reorganiza y queda conformado por dos seglares y una hermana religiosa, con la conformación de este equipo se inicia un proceso de revisión de la acción pastoral.

A partir del ciclo escolar 2002 y hasta el presente, se establecieron espacios de formación y asesoría para los maestros de educación de la fe, así mismo se crearon los grupos apostólicos de Éxodo (para alumnos de secundaria), Despierta (para los alumnos de preparatoria) y Emaús (para los alumnos de las licenciaturas). 

En febrero del 2005, la coordinadora del departamento de pastoral se trasladó a Bogotá Colombia, para vivir el Seminario de Planificación Pastoral ofrecido en la Casa de la Juventud por la Pontificia Universidad Javeriana de los Jesuitas; y a partir del ciclo escolar 2005-2006 se inició un proceso de análisis y replanteamiento de la pastoral del CEJA, teniendo como punto de referencia la propuesta del Seminario de Planificación Pastoral.

Por lo antes mencionado es posible decir que con la creación del departamento de pastoral del CEJA en agosto de 1999, inicia una búsqueda más consciente y sistemática de lo que es e implica declararse Institución de Inspiración Cristiana. Mediante el diseño del Plan Rector, se va clarificando el objetivo de la pastoral y su papel para impulsar y dinamizar la propuesta evangélica desde una espiritualidad propia que es la Espiritualidad Cazariana, que busca encarnar la compasión y la misericordia del Corazón de Jesús.

Así el Plan Rector que aquí se presenta es fruto del caminar y de la búsqueda Institucional, caminar y búsqueda que no termina ni se agota, sino que es una dinámica en constante devenir.

1.3 Justificación

Todo grupo social transmite a sus nuevos miembros los valores, normas, actitudes y comportamientos que le caracterizan. Así, la Iglesia fiel a su misión trasmite la fe en Jesucristo de generación en generación y buscando ser fiel a su vocación de servicio al hombre y al mundo, ha querido contribuir a la magna labor educativa inspirada en su concepción del mundo, del hombre, de la sociedad.[3]

Partiendo de la realidad en que se encuentra inmersa, la escuela católica, se propone hacer presente el Reino de Dios en la obra de la educación, pretende ser comunidad educativa, en la que los profesores, religiosos o laicos, los padres de familia, los adolescentes y jóvenes, tienen un protagonismo esencial[4]. Por esta razón la educación consiste, para nosotros, en favorecer la formación de la conciencia del hombre, de su dignidad y en consecuencia que, a través de todo lo que posee sepa ser más plenamente hombre.

Por ello, la propuesta educativa de la enseñanza católica ha de buscar la formación de la mujer y el hombre nuevo que surge del encuentro personal con Jesucristo y se constituye en mensajero y testigo vivo y creíble de los grandes valores del amor, la justicia, el perdón, la paz, la solidaridad y la fraternidad universal. Este encuentro, que reconstruye al hombre en su totalidad y es motivo de alegría y esperanza para la consecución de un mundo nuevo, es la novedad que el cristianismo ha traído al mundo.

El CEJA como escuela de Inspiración Cristiana católica y desde la espiritualidad que ha heredado de su fundador José Ma. Cázares, tiene como principio y fundamento colaborar en la misión educativa de la Iglesia. Para tal fin ha conformado el Departamento de Pastoral, el cual forma parte del proyecto educativo como dimensión fundamental.

En el Plan Rector de pastoral se concretiza la forma de colaborar en la misión evangelizadora de la Iglesia, a través de su propuesta busca favorecer espacios de encuentro para compartir la vida y crecer en y como comunidad.

Esta propuesta responde a una realidad y esta realidad justifica la propuesta del proyecto pues, hasta hace algunos años los niños, jóvenes y adolescentes que ingresaban las nuestros centros educativos traían bases cristianas en conocimientos y costumbres obtenidas en el ambiente familiar.

En nuestros días las cosas han cambiado, la familia ya no constituye un espacio donde sus miembros vivan una vida de fe, las familias de hoy por el secularismo que viven se ven poco capacitadas para realizar esta tarea.

Por otra parte el ambiente socio – cultural imperante hace que a menudo, la escuela católica sea el único espacio donde se puede hacer una propuesta clara y explícita de la fe cristiana a quienes no acuden a las parroquias.

Antes de presentar el Plan Rector de Pastoral es importante aclarar que dicho Plan está organizado según la estructura aprendida en el Seminario de Planificación Pastoral participativa, las etapas que conforman la propuesta son: la etapa perceptiva, la etapa analítica y la etapa de planeación.


[1] El CEJA: Está constituido por: la Secundaria, la preparatoria, las licenciaturas para la formación de maestros en educación básica, los cursos de verano y está a punto de abrirse la maestría en gestión escolar.

[2] Civilización del amor, tarea y esperanza. Cempaj

[3] Gaudium et Spes

[4] Saludo XVI Congreso Mundial de Educac